Reportes

El imperativo ético de proteger la Tierra

Tercer Foro de la Red Mundial de Religiones a favor de la Niñez

APRENDIENDO A COMPARTIR

Valores, Acción, Esperanza

Hiroshima, May 23-27, 2008

El imperativo ético de proteger la Tierra

Los objetivos y la visión del Tercer Foro de la Red Global de Religiones a favor de los Niños están centrados en el derecho de todo niño a vivir en paz, en dignidad y en bienestar. Queremos que podemos crear un mundo donde la gente de fe y buena voluntad de todas las comunidades, juntos, mantengamos los valores espirituales universales y los principios de la justicia y el respeto. En ese mundo tan maravilloso, tanto los adultos como los niños vivirán en condiciones de seguridad como ciudadanos de un planeta compartido y cuidado, en donde se honra a todas las formas de vida y al medio ambiente.

En gran medida estos son los mismos objetivos de la Carta de la Tierra, en la que he tenido el privilegio de participar como miembro de la comisión para escribirla. Podríamos decir, que al igual que la comunidad mundial decidió, en un momento crítico de la historia de la humanidad, redactar la Declaración Universal de Derechos Humanos, la Comisión de la Carta de la Tierra, integrada por personas de todas partes del mundo, se dio cuenta de que estamos viviendo en un momento muy importante en la historia de la Tierra, y de que es necesario contar con una Carta de la Tierra para proteger a la Tierra, ya que ella no protesta contra los abusos que se cometen en su contra. Por lo tanto, nosotros, las culturas del mundo deben unirse para proteger la naturaleza, respetar los derechos humanos y crear un mundo en donde todos puedan vivir juntos en paz y justicia. Tenemos que admitir que como seres humanos tenemos una responsabilidad común por el cuidado de la vida - tanto en el presente como en el futuro.

Permítaseme citar la Carta de la Tierra para los Niños

"La Tierra es nuestra casa: La Tierra es sólo un pequeño planeta del inmenso universo en el que vivimos. La Tierra misma está llena de vida, con una rica variedad de plantas, animales y pueblos. Con el fin de sobrevivir, nosotros, como seres humanos necesitamos el suelo, el agua, el aire, las plantas y los animales. Es nuestro deber cuidar de la vida en la Tierra.

La situación global: Hoy, nuestra forma de vida a menudo perjudica al medio ambiente. La forma en que producimos y consumimos agota la Tierra de sus suministros de agua, aire y suelo, poniendo en peligro la vida de muchas especies de plantas y animales. La creciente población mundial sigue agotando a la Tierra de sus recursos naturales. Al mismo tiempo, nos enfrentamos a la guerra, el hambre, la miseria, la ignorancia, las enfermedades y la injusticia.

¿Qué podemos hacer? La elección es nuestra: podemos comenzar a hacer cambios para que podamos construir un futuro mejor para todos. La Carta de la Tierra nos da un camino a seguir.

Todos somos responsables. Para cambiar nuestro mundo tenemos que ser responsables de nuestras acciones, porque todo lo que hacemos está interconectado - todo lo que hay en nuestro planeta está tejido en la trama de la vida. Necesitamos reflexionar sobre la forma en que utilizamos los recursos y la forma en que cuidamos de las plantas y de los animales. Necesitamos en la manera en la que tratamos a otras personas. Si todos asumimos la responsabilidad de nuestras propias acciones, podemos empezar a trabajar juntos para cuidar del bienestar presente y futuro de la familia humana y de todos los seres vivos de este planeta. Todos nosotros podemos compartir la esperanza del futuro.

Esta versión para los niños y muchos otros materiales educativos sobre la base de la Carta de la Tierra están siendo utilizados ampliamente en escuelas, colegios, universidades y seminarios para educar sobre valores éticos compartidos y ética global, Los materiales dan una visión general excelente de lo que se requiere para construir una cultura global de paz en el Siglo 21.

Para fortalecer el uso educativo de la Carta de la Tierra, la Carta de la Tierra Internacional (ECT) opera un Centro de la Carta de la Tierra para la Educación en la Universidad para la Paz que por mandato de las Naciones Unidas fue creada en Costa Rica. La ECT también ha lanzado un nuevo programa sobre religión y sostenibilidad que busca ayudar a las comunidades religiosas a comprender y actuar sobre los desafíos globales de nuestro tiempo.

La Carta de la Tierra es un valioso recurso para la enseñanza por una serie de razones:

Se hace hincapié en que todos los seres humanos son una sola familia humana interrelacionada con una comunidad más grande de vida y que todos compartimos un destino común.
Aclara los desafíos críticos y las opciones que enfrenta la comunidad humana.
Presenta una visión ética, que se basa en el derecho internacional y en las conclusiones de las cumbres de Naciones Unidas, se basa en la sabiduría de las religiones del mundo, y expresa consenso sobre los valores compartidos que toman forma en la sociedad civil.
Los principios de la Carta de la Tierra presentan una definición amplia del significado de desarrollo sostenible y pueden ser vistos como elementos básicos para la creación de una cultura de paz.

La conferencia de la UNESCO de los Estados miembros ha hecho suya la Carta de la Tierra como un valioso marco ético para el desarrollo sostenible y una herramienta de enseñanza, y la Carta de la Tierra Internacional es un socio con la UNESCO en la promoción del Decenio de las Naciones Unidas de Educación para el Desarrollo Sostenible.

En octubre de 2007, El Co-Presidente de ECI, Steven Rockefeller, informó a los Estados miembros de Naciones Unidas sobre la Carta de la Tierra en una Audiencia informal de la Sociedad Civil que se celebró en el marco del Diálogo de Alto Nivel sobre Interreligiosidad y Cooperación Intercultural y la Comprensión de la Paz de la Asamblea General de Naciones Unidas del. Rockefeller destacó especialmente la instructiva metodología que se utilizó en el proceso de consulta sin precedentes que se realizó en todo el mundo y que generó la Carta de la Tierra:

Se hizo hincapié en la creciente interdependencia de todos los pueblos y la atención se centró en los retos fundamentales que enfrenta toda la humanidad. El objetivo era identificar los valores éticos y principios ampliamente compartidos sobre los que la familia humana debe actuar para hacer frente a estos desafíos. Encontramos que las personas de diferentes culturas y tradiciones religiosas tienen a menudo muy diferentes rezones, filosóficas y religiosas, para abrazar los valores éticos. En el proceso de consulta de la Carta de la Tierra respetamos esas diferencias y aprendimos de ellas, pero no tratamos de crear un puente entre ellas. En su lugar, nos centramos principalmente en llegar a acuerdos sobre los principios éticos básicos que deben guiar la conducta en el siglo 21. Con este enfoque y prestando especial atención a la utilización de un lenguaje apropiado, fuimos capaces de dar expresión a un consenso sobre los valores éticos esenciales que está tomando forma en la nueva sociedad civil mundial.

Sobre la base de la contribución significativa de la Carta de la Tierra para promover la colaboración y el entendimiento entre las diferentes religiones, culturas y sectores de la sociedad, y sobre la base de sus muchas experiencias de primera mano en la promoción y la aplicación de la educación ética para la protección de nuestro hogar planetario, quisiera extender una sincera invitación de la ECI a la Red Global de Religiones a favor de la Niñez a explorar la utilización de la Carta de la Tierra como un instrumento para crear conciencia sobre los desafíos globales de nuestro tiempo y dejar en claro la interdependencia de la sostenibilidad del medio ambiente, de los derechos humanos universales, sociales y económicos, de la justicia, y la no violencia, la democracia y la paz.

La visión de la Carta de la Tierra es la de que individuos, organizaciones, empresas, gobiernos, instituciones y multinacionales en todo el mundo, incluida la Asamblea General de Naciones Unidas y sus organismos, reconozcan la Carta de la Tierra, abracen sus valores y principios, y trabajen en colaboración para construir una sociedad mundial justa, sostenible y pacífica.

La Carta de la Tierra es una declaración de principios fundamentales para la construcción de una sociedad global pacífica en el siglo 21. Ha sido respaldada por miles de organizaciones y destacadas instituciones mundiales. Trata de inspirar en todos los pueblos un nuevo sentido de interdependencia y responsabilidad compartida para el bienestar de la familia humana y que ese bienestar se extienda a todos los seres vivos. Es una expresión de esperanza y una llamada para lograr una verdadera sociedad mundial y para actuar en un momento crítico de nuestra historia común.

La Carta de la Tierra es una visión ética inclusiva. Reconoce que la protección medioambiental, los derechos humanos , el desarrollo humano equitativo y la paz son interdependientes e indivisibles. Ofrece un marco general claro, para pensar y abordar estas cuestiones.

En un momento en que el que grandes cambios en nuestra forma de pensar y vivir se necesitan con urgencia, la Carta de la Tierra nos reta a examinar nuestros valores y elegir un camino mejor. Nos llama a todos nosotros, para buscar un terreno común en medio de nuestra diversidad y para abrazar una nueva visión ética compartida por un número creciente de personas en muchas naciones y culturas en todo el mundo, buscando nuevas formas como lo hace esta gran conferencia.

De hecho, también tenemos un miembro Japonés en la Comisión Carta de la Tierra que redactó la Carta, y es la Honorable miembro del Parlamento, Sra. Wakako Hironaka. Ella ha estado haciendo una gran labor de traducir el documento al japonés y ha publicado material con ejemplos de cómo puede ser interpretada y utilizada.

Permítanme también llamar su atención sobre la Iniciativa de Los Jóvenes para la Carta de la Tierra. Jóvenes de todo el mundo son muy activos en la interpretación y el trabajo con la Carta de la Tierra en la educación para el liderazgo juvenil. Uno de los proyectos que acaba de ser puesto en marcha es recoger las experiencias personales de unicidad, ¿no es esa una palabra mágica? «La existencia humana está llena de momentos de conexión que trascienden nuestras realidades separadas - las barreras que nos separan entre nosotros y con la Tierra - y revelan una unidad común, a menudo cuando menos lo esperamos." Ustedes que asisten a esta Conferencia tal vez desee contribuir. Su invitación es para todas las edades, culturas y religiones. Las contribuciones para la que las persona presenten historias y fotos sobre este tema se recogerán en todo el mundo y se publicarán en un libro en el 2009.

Por favor, permítanme terminar deseando a todas las personas reunidas aquí y una conferencia inspiradora y llena de éxito, y por favor permítanme citar las líneas finales de la Carta de la Tierra:
"Que nuestro tiempo sea recordado por el despertar de una nueva reverencia por la vida, la firme resolución de alcanzar la sostenibilidad, la aceleración de la lucha por la justicia y la paz, y la gozosa celebración de la vida."

Muchas gracias a ustedes,

Por la ex Ministra de Cultura, Educación, Investigación y Culto y de Groenlandia
Comisionada de la Carta de la Tierra

Henriette Rasmussen