En las Noticias

La Semana Mundial Presenta una Sesión para Abordar el Extremismo Violento en el Cuerno de África

El extremismo violento se está convirtiendo rápidamente en una gran amenaza para la paz en todo el mundo. En el este y el Cuerno de África, así como sucede en Asia del Sur y el Medio Oriente, cada vez más personas son reclutadas por grupos y bandas extremistas para participar en la violencia. También, mujeres y niñas han sido captadas por el terrorismo.

Con ocasión del vigésimo Aniversario de la Red Global de Religiones a favor de la Niñez (GNRC, por sus siglas en inglés), el Grupo de Trabajo para Contrarrestar el Extremismo Violento en el Cuerno de África ha organizado un foro virtual el día lunes 16 de noviembre de 2020, en el primer día de la Semana Mundial de la Fe en Acción para los Niños, para analizar profundamente y concientizar más sobre la amenaza. La reunión virtual interesó a profesionales en cuanto a las formas sustentables de prevenir la radicalización y el extremismo violento que ha afectado las vidas de las comunidades del Cuerno de África.

El Jeque Ibrahim Lethome, miembro de Arigatou International Advisory Group y Secretario General del Centro para la Resolución Sostenible de Conflictos (CSCR, por sus siglas en inglés), fue el moderador de la sesión, mientras que el Dr. Mustafa Y. Ali, Secretario General de la Red Global de las Religiones a favor de la Niñez (GNRC) honró el evento.

Entre los oradores del evento estuvieron: Juma Salim, de la juventud GNRC y Director de la Red de Comunidades por la Paz, Kamukunji (KACPEN, por sus siglas en inglés); el Jeque Ramadhan Aula, Coordinador de GNRC—Kenia y Director del Centro para la Resolución Sostenible de Conflictos (CSCR); el Sr. Abubakar Francis, Secretario General, Amigos de Zanzíbar (FOZ); la Sra. Joyce Mdachi, Coordinadora de GNRC—Tanzania; el Sr. Geoffrey Omony, Coordinador de GNRC—Uganda; y la Sra. Riziki Ahmed, Psiquiatra Clínico de CSCR.

El Dr. Ali ha notado que el extremismo violento se ha convertido en un gran desafío en la región y aprecia los esfuerzos que ha hecho GNRC para contrarrestarlo, particularmente cuando afecta a los niños y a los jóvenes, con la ayuda de los líderes, comunidades religiosas e instituciones con ideas afines. Agrega que tanto GNRC como otras iniciativas de Arigatou International; Educación Ética para los Niños, Ending Child Poverty y Oración y Acción por la Niñez, han tenido éxito en el lanzamiento de una serie de proyectos que se enfocan en el flagelo, incluso las organizaciones Fortalecimiento de la Resiliencia contra el Extremismo Violento (BRAVE) y Resiliencia Comunitaria contra el Extremismo Violento (CRAVE) a través del Grupo de Trabajo para Contrarrestar el Extremismo Violento en el Cuerno de África.

Cuando se abrió la sesión a los ponentes, el Jeque Ibrahim Lethome subrayó los desafíos asociados con la aparición de COVID-19, incluyendo tanto la exposición de los niños a los riesgos en internet, que ha sido mayor, como el reclutamiento para el extremismo violento y los grupos pandilleros. Instó a los cuidadores a que presten atención a la actividad de los niños en internet con el fin de protegerlos.

La pobreza infantil ha sido identificada como la precursora de los reclutamientos por parte de estos grupos violentos de jóvenes que se ven forzados a mantener a sus familias. Más específicamente, los ponentes observaron que los niños son el blanco de estos reclutamientos ya que pueden ser adoctrinados fácilmente por una menor exposición a las enseñanzas religiosas. También son fácilmente manipulables debido a su poca conciencia de los riesgos involucrados.

El Jeque Ramadhan Aula, Director del Centro para la Resolución Sostenible de Conflictos (CSCR), participó que los niños, en particular las niñas, eran utilizadas cada vez más, como espías, mensajeras, transportadoras de materiales y para cometer ataques suicidas. Sin embargo, observó que no todo está perdido si la religión involucra a los jóvenes en actividades comunitarias y en los procesos de tomas de decisiones, rastreando de esa forma sus paraderos. Agregó que CSCR trabajó con las organizaciones comunitarias locales y con la administración gubernamental local para sensibilizar a la juventud acerca del extremismo violento.

Observaron que en Uganda, los Líderes Juveniles para la Restauración y el Desarrollo (YOLRED) han tenido éxito usando la música como una herramienta para la paz y coexistencia. Los que han pasado por el proceso recuperan su confianza y estima y pueden tomar decisiones positivas y constructivas que lleven a la paz y el desarrollo sustentable.

Como solución al extremismo violento, el Jeque Abubakar Francis recomendó a los líderes religiosos ser los primeros maestros de los jóvenes que utilizan internet para buscar respuestas. Reflexionó sobre el proverbio africano que dice, "Se necesita una villa para criar un hijo", afirmando que la comunidad debe interactuar con los niños y jóvenes para influir en su experiencia y garantizar una educación adecuada.