En las Noticias

Carta abierta de la Red Global de Religiones a favor de la Niñez al Papa Francisco I, en el marco de su próxima visita a América Latina

Junio 2015

A Su Santidad

Francisco I

Ciudad del Vaticano

Querido Santo Padre Francisco,

Con alegría y esperanza recibimos tu visita a nuestro continente latinoamericano. Te agradecemos por ser fuente de luz e inspiración para miles de personas que, como nosotros, luchan por los derechos y la dignidad de cada niño y niña. Con tu llegada, nos sentimos renovados en la fe y en el espíritu para seguir creyendo que un mejor mundo es posible.

En esta ocasión queremos invitarte a apoyar nuestras iniciativas en favor del bienestar de los niños y niñas de esta maravillosa región.

Hacemos parte de la Red Global de Religiones a favor de la Niñez (GNRC, por sus siglas en inglés) que nació en el año 2000 como iniciativa de la Fundación Arigatou International y con el apoyo de la Santa Sede. La misión de la GNRC es promover una alianza mundial de organizaciones religiosas, y personas de fe y buena voluntad en diálogo, oración y acción, por los derechos y bienestar de los niños y niñas.

América Latina y el Caribe es tristemente el escenario de tipos de violencia extrema que afectan de manera desproporcionada a los niños, niñas, adolescentes y jóvenes. Es la Región con la proporción más alta de víctimas de homicidio de menores de 20 años (UNICEF, 2014) y niveles muy elevados de “disciplina violenta” utilizados en el ámbito familiar.Por ello, como GNRC, nuestros esfuerzos en la región están dirigidos especialmente a la prevención y eliminación de las distintas formas de violencia que afectan a los niños y las niñas de la Región.

Creemos firmemente que ninguna forma de violencia es justificable y que toda forma de violencia es prevenible. Por esta razón, a través de nuestro trabajo voluntario, hemos asumido un fuerte compromisopara promover la espiritualidad en los niños y niñas, junto con valores no violentos, concientizando a la población para transformar las actitudes que aceptan o consideran normal la violencia contra los niños y las niñas, una de las 12 recomendaciones generales del Estudio de las Naciones Unidas sobre la Violencia contra los Niños (2006). Consideramos el empobrecimiento, la desigualdad social y la exclusión como profundas situaciones de violencia, con causas y soluciones.

A la base de lo que hacemos está el trabajo con la familia, la convicción de la importancia del trabajo por la primera infancia, y el énfasis en un sentido de participación y ciudadanía entre los niños, niñas y jóvenes para la construcción de una cultura de paz. Trabajamos a través de la implementación de programas de Educación Ética y la difusión de los Derechos de la Niñez.

Celebramos de manera particular el 20 de Noviembre, aniversario de la Convención sobre los Derechos del Niño. Ese día para nosotros es el Día Mundial de Oración y Acción, un día en que todas las personas de fe reafirman a los niños y niñas como sujetos de derecho, un compromiso en la prevención y eliminación de la violencia contra la niñez, y una gran oportunidad para crear conciencia sobre este desafío. Te invitamos a celebrar con nosotros el Día y a apoyar expresamente la iniciativa entre las comunidades Católicas de América Latina y del mundo.

Oramos por ti y tus esfuerzos, para que toques el corazón de las personas que pueden hacer grandes cambios en nuestras sociedades:

  • Los líderes religiosos y espirituales del mundo, para que hagan uso de su extraordinaria autoridad moral y espiritual para esclarecer interpretaciones erróneas de textos sagrados, usados para perpetuar la violencia contra los niños y niñas o las desigualdades de género;
  • Los políticos y líderes de opinión, para que inviertan esfuerzos y recursos para construir sociedades más justas y equitativas; priorizando en sus políticas públicas y presupuestos la inversión en la niñez, en el respeto de los compromisos asumidos a través de la ratificación de las convenciones internacionales de derechos humanos.

Te pedimos que, con tu carisma y autoridad moral y espiritual, ilumines a los padres y madres de familia sobre la necesidad de utilizar, en todo momento, una disciplina positiva y asertiva con sus hijos/as, basada en el amor y el buen trato. Aunque ocho países de la  Región han prohibido en su legislación el castigo físico en todos los entornos, desafortunadamente la práctica sigue siendo comúnmente aceptada.

Te pedimos ser portavoz de los mensajes de esperanza para todos los niños, niñas y adolescentes, para que tengan fe en un mundo de paz y justicia y se conviertan en agentes transformadores de su propio entorno.

Agradecemos y reconocemos tu intervención en las conversaciones para restablecer las relaciones diplomáticas entre Estados Unidos y Cuba. Al mismo tiempo hacemos un llamado a las comunidades religiosas para que aboguen por el levantamiento definitivo del embargo a este hermano país y para que vean en el modelo Cubano un compromiso con los derechos de todos los niños y niñas, que no puede desaparecer sino afirmarse en los años por venir.

Finalmente, queremos agradecerte inmensamente por tu apertura al diálogo ecuménico e interreligioso. Reiteramos la importancia de que las religiones y espiritualidades unan sus esfuerzos en la búsqueda de espacios y estrategias para luchar contra la pobreza y eliminar la violencia que afecta a demasiados niños y niñas de nuestra región. Más allá de las diferencias en el credo, doctrinas y prácticas religiosas, todas las religiones y creencias profesan el respeto por la vida humana y enseñan la compasión, la igualdad, la equidad, la justicia y la no violencia como principios esenciales para la convivencia social.

Con humildad, te pedimos que continúes con tu firme llamado a la unidad y cooperación interreligiosa, solicitando a las comunidades religiosas de la región, especialmente la Católica, a unirse a nuestra misión y esfuerzos, para que la construcción del deseado Reino de amor, paz y justicia, se convierta en realidad.

Que la Divinidad Suprema ilumine tu misión y sea testigo de tu compromiso con los niños, niñas y adolescentes, especialmente los más pobres y marginados.

Red Global de Religiones a favor de la Niñez

Argentina – Brasil – Chile – Colombia –Cuba – Ecuador - El Salvador – Guatemala – Panamá -  República Dominicana.