Presentación de la niña Tamia Lema - Segundo Foro

Presentación de la niña Tamia Lema, representante de los cabildos de niños y niñas de las comunidades de Otavalo, Ecuador, Sur América

1. Saludos y Presentación

Buenos días (o tardes) a todas las personas que han venido de todos los rincones del mundo para conocernos, compartir y aprender unos de otros.

Quiero agradecer a la Fundación Arigatou por invitarme para estar aquí y poder hablar con ustedes, a los organizadores de esta reunión y al pueblo suizo que nos recibe con tanto cariño y alegría.

Mi nombre es Tamia Lema, tengo 12 años y vengo de una pequeña comunidad indígena que pertenece a un pueblo trabajador, que vive en el campo, siembra la tierra y hace artesanías, llamado Otavalo en los Andes Ecuatorianos.

Mi idioma materno es el kichwa, pero también hablo español. (Un pequeño saludo en kichwa)

Hoy quise hablar con ustedes en inglés, pero todavía estoy aprendiendo, ojalá que la próxima vez pueda hacerlo.

Esto aquí también porque los niños y niñas de 19 comunidades donde yo vivo, nos reunimos para conversar acerca de nuestras necesidades, y nuestros derechos y me eligieron como presidenta de los cabildos de niños.

Los cabildos son formas de organización donde nos reunimos en Asamblea y allí se tomas las decisiones más importantes entre todos.

La participación de todos los niños y el diálogo entre nosotros, es lo más importante, porque así nos conocemos, hablamos de nuestros problemas y buscamos juntos soluciones.

Tenemos el apoyo de Visión Mundial del Ecuador y del proyecto Iglesias Unidas por la Niñez y la Adolescencia - IUNA, quienes nos han animado para reunirnos, conocernos entre los niños y niñas, conversar acerca de nuestros derechos y buscar apoyo mutuo para trabajar por el bienestar de todos los niños.

También me ayudaron a preparar esta presentación mi papá y algunos amigos que trabajan con él.

2. Introducción

Me han pedido hablar ahora acerca de la niñez y la pobreza, así que voy a compartir con ustedes acerca de la situación de la niñez en América Latina y lo que pensamos nosotros los niños y niñas sobre nuestros problemas, nuestros derechos y nuestros sueños.

Para algunas personas, la riqueza es buena y la pobreza es mala.

Yo creo que una persona o un pueblo puede tener mucha riqueza aunque no tenga mucho dinero y a la vez muchas personas o países con mucho dinero pueden ser realmente pobres por la falta amor, amistad, alegría y solidaridad.

Así nacen las guerras, cuando los ricos quieren ser más ricos y quieren adueñarse de lo que tienen las demás personas o los demás países.

Entonces, los ricos se llevan todo lo que pueden sin importarles que el resto quede pobre. La pobreza es resultado de que unos dominan a otros.

Me pregunto: ¿De qué le sirve a un país ser rico si gran parte de su riqueza la utiliza para comprar armas y no utiliza esa riqueza para el bien de toda la humanidad?

¿No es la mayor riqueza de una persona su capacidad de amar y hacer el bien?

Leí en una revista que la fe en nuestra época se llama solidaridad.

Pro otra parte, creemos que la mayor riqueza de un país, es su gente, sus niños y su cultura.

El ser diferentes es también de las mayores riquezas del mundo en que vivimos.

El valor de una sociedad se reconoce cuando sus niños son cuidados, amados y protegidos.

Espiritualmente también existe riqueza y pobreza en todo lado.

Uno de las formas más valiosas de la riqueza espiritual es la capacidad de amar, respetar, comunicarse, servir y compartir con los demás.

Quien ama a su prójimo y quien ama de corazón a los niños, vive un pedacito de cielo aquí en la tierra.

Hay incluso, quienes dejan todo lo que tienen para dar su vida por los demás.

Y otros que todo lo que tienen lo ponen al servicio de la paz, hermandad y la solidaridad entre todos los seres humanos.

3. Niñez y Pobreza en América Latina

La pobreza económica es una de las peores pobrezas que puede vivir una persona, una familia, una comunidad o un país, porque afecta a toda la vida.

La pobreza impide que una persona o un pueblo viva bien y tenga satisfechas sus necesidades básicas.

En ese sentido, mi familia, mi comunidad y América Latina es un continente con mucha pobreza.

Además es el continente más injusto en el mundo, porque el 10 % más rico es dueño del 80 % de toda la riqueza del país y el resto la pasamos bien difícil.

Por suerte, mi papá y mi mamá actualmente trabajan y nosotros podemos estudiar, alimentarnos más o menos bien y vivir lo mejor que se puede.

Pero hay muchos niños y niñas en América Latina que tienen hambre, frío, son maltratados ven sufrir a sus papás y mamás por falta de empleo.

La pobreza trae otros problemas, muchos niños se ven obligados a dejar la escuela y ponerse a trabajar.

Algunas familias del campo se van a vivir en la ciudad y no consiguen trabajo y les toca pedir caridad.

Otras familias, tampoco tienen para curar a sus hijos cuando se enferman o para darles un juguete o no tienen agua potable, luz eléctrica o zapatos para ir a la escuela.

Uno de los mayores problemas de la pobreza, es que los gobiernos no quieren hacerse responsables de las necesidades de la gente y buscan solamente su propio beneficio, se adueñan del dinero de todos y cuando les quieren enjuiciar, se van a vivir en otros países.

Lastimosamente, mi país es uno de los más corruptos del mundo y en eso los niños y la mayoría de personas, no tenemos la culpa pero sí vivimos las consecuencias.

Eso pasa también en la mayor parte de nuestros países de América Latina.

Me imagino que en parte, una de las razones deber porque los colonizadores hicieron lo mismo, llegaron a América y se llevaron todo el oro y las riquezas que teníamos.

Siempre hay personas y países que quieren adueñarse de toda la riqueza que puedan, sin pensar en el bien común.

A continuación quiero compartir con ustedes acerca de algunos datos de la Situación de la niñez en América Latina1, principalmente en lo relacionado con la pobreza, la educación y la salud:

Pobreza.

Aproximadamente 6 de cada 10 personas son pobres en América Latina es decir que carecen de las condiciones básicas para una vida digna.

La pobreza afecta más a los niños y grupos vulnerables, como niños indígenas, afro ecuatorianos, discapacitados, trabajadores.

En los sectores campesinos e indígenas, 8 de cada 10 personas son pobres.

Los países con Alto Desarrollo Humano en América Latina son: Argentina, Uruguay, Chile y Costa Rica (en ese orden).

Los de Desarrollo Humano Medio son: México, Panamá, Belice, Venezuela, Colombia, Brasil, Perú, Jamaica, Paraguay, Ecuador, República Dominicana, Guyana, El Salvador, Bolivia, Nicaragua, Honduras y Guatemala.

El país con Desarrollo Humano Bajo de la región es Haití.

Cuba tiene los mejores índices de educación y salud en América Latina, sin embargo no tiene altos índices en desarrollo productivo.

Muchos latinoamericanos migran a Estados Unidos, Canadá y Europa, buscando trabajo y una mejor calidad de vida, pero esto trae mucho sufrimiento, principalmente cuando los niños se quedan solos sin el amor y cuidado de sus padres. Otras veces los niños pobres son explotados laboral y sexualmente en otros países.

La eliminación de la pobreza debe ser un asunto muy importante en todo el trabajo que podamos hacer juntos por los derechos de los niños de todos los países, para construir un mundo más justo, humano y solidario.

Educación.

9 de cada 10 niños se matriculan en la educación primaria, sin embargo, Solamente el 50% de los niños que comienzan la escuela primaria la completan.

El nivel de escolaridad del Ecuador es de 7.3 pero de la zona de donde vivo es de 2.7

3 de cada 10 niños dejan los estudios por la necesidad de trabajar para su propia subsistencia y la de su familia.

Únicamente la mitad de los adolescentes latinoamericanos estudian el nivel secundario.

2 de cada 10 jóvenes estudia la universidad en el Ecuador. En mi comunidad el año pasado no hubo ni un solo joven que estudie la Universidad. Yo si espero terminar mis estudios universitarios y hacer lo posible para que muchos de mis compañeros también lo hagan.

La calidad de la educación en el Ecuador es una de las más bajas de América Latina y faltan muchas escuelas, no hay suficientes maestros y los contenidos de la educación no están adecuados a las necesidades y realidad de los niños.

El proyecto IUNA está apoyando en la elaboración de una nueva ley y de un Plan Nacional de Educación para los próximos 10 años, para que esta situación ojalá cambie.

Trabajar por el derecho a la educación de los niños en Ecuador y América Latina nos permitirá mejorar nuestras condiciones y calidad de vida.

Una educación ética es la que promueve y asegura que todos los niños disfrutemos de todos nuestros los derechos.

Salud.

50 de cada 1000 niños, mueren por causa de enfermedades respiratorias, por falta de vacunas, desnutrición, falta de salubridad, alta de agua sana y enfermedades que podrían curarse con la atención médica adecuada.

4 de cada 10 niños presentan desnutrición.

Muchos niños son víctimas de violencia social, violencia política y violencia económica. Existen varios miles de niños y adolescentes desplazados y otros que están involucrados en conflictos armados, principalmente en Colombia. Varios niños ecuatorianos son explotados laboral y sexualmente en países vecinos y actualmente se están siguiendo algunos juicios a traficantes de niños y responsables de adopciones ilegales.

En Centroamérica algunos jóvenes viven situaciones de violencia por su participación en pandillas llamadas “maras”. La violencia es un tema de salud pública en América Latina.

Se calcula que unos 2 millones de niños, niñas están viviendo con el VIH en América Latina.

Solamente cuando tenemos buena salud, podemos aprender, jugar, crecer.

Hasta aquí hemos visto un poquito acerca de la situación de los niños en nuestros países.

Ojalá hubieran más médicos, profesores que militares en mi país y en todo el mundo.

Para terminar, quisiera darles un gran abrazo de todos los niños, niñas y adolescentes de mi comunidad y mi país y decirles que:

Los pueblos indígenas y latinoamericanos, somos una gran familia que vivimos en paz y armonía con la naturaleza y con los demás pueblos.

Amamos la vida y a la madre tierra que nos cobija y no da lo que necesitamos para vivir y luchar por un mejor presente y futuro de todos nuestros niños.

Es tiempo de cambiar, de reír, de jugar, de descubrir y asombrarnos de las grandes y pequeñas cosas de la vida.

Tenemos derecho a la alegría, que es la fuente de amistad, libertad y respeto.

Tenemos derecho al amor, que es lo que nos une a las personas, a lo pueblos y naciones.

Tenemos derecho a ser diferentes y vivir en paz.

Es tiempo de trabajar juntos y construir nuestros sueños y esperanzas.

Es el tiempo de la solidaridad y la ternura.


Muchas gracias y que Dios nos acompañe hoy y siempre!