Rev. Takeyasu Miyamoto
Presidente de la Fundación Arigatou
Líder de Myochikai

BIENVENIDOS

Bienvenidos al Tercer Foro de la Red Mundial de Religiones a favor de la Niñez. Quisiera expresar mi sincera gratitud a todos ustedes por viajar muchas horas para estar con nosotros aquí en Hiroshima.

Ya han pasado 8 años desde que inauguramos la GNRC. Gracias a sus esfuerzos, y a los de muchos otros miembros de la GNRC en todo el mundo, los sueños que compartimos en Tokio en el año 2000 están empezando a dar frutos.

Nuestras iniciativas de cooperación interreligiosa han estado haciendo una diferencia para los niños en seis principales regiones del mundo. Los miembros de la GNRC están abordando cuestiones como la pobreza y la violencia, y trabajan para construir la paz y promover los derechos de los niños. Mi más sincero agradecimiento a todos ustedes y a los muchos amigos que no pudieron hacer el viaje a Hiroshima y que sin embargo, continúan trabajando juntos para los niños y apoyando a la GNRC.

En una asociación más estrecha con el UNICEF y la UNESCO, la GNRC está empezando a tener impacto en el plano mundial, también. Aquí, en el Tercer Foro, se introducirá el primer producto tangible de nuestra iniciativa mundial de educación ética: Aprender a vivir juntos: Un Programa Inter-religioso e Intercultural de Educación Ética. Espero sinceramente que sirva a la personas en todo el mundo como una herramienta esencial para fomentar la reconciliación y la potenciación de los niños y los jóvenes a cambiar nuestro mundo y, en última instancia, a construir la paz mundial. También acojo con satisfacción los avances en el estudio de la GNRC /UNICEF, "Los niños en las Religiones del Mundo,". Por último, quisiera hacer llegar mi agradecimiento por la dedicación de todos aquellos que han hecho posible estos logros significativos.

El tema del Foro, "Aprendiendo a Compartir: Valores, Acción, Esperanza," representa un notable contraste con lo que es el mundo de hoy, tan lleno de injusticia, división, competencia y conflicto. Es mi esperanza ver a todos los niños crecer en un mundo con amor compartido por todos los seres vivos, en donde todas las personas - ya sean adultos o niños- se apoyen activamente unos a otros con compasión y en la oración por los demás. Creo que es nuestra misión, como personas de fe, transmitir estos valores a los niños y cooperar entre nosotros para construir ese mundo en el que efectivamente se comparte.

El 1 de agosto de 1964, fui testigo de la original ceremonia de prender el fuego de la Llama de la Paz de Hiroshima, después de que la Reverenda Mitsu Miyamoto, fundador de Myochikai, y yo habíamos participado en su planificación y preparación. Nosotros llevamos nuestra propia llama de la paz de la sede Myochikai en Tokio a Hiroshima, y la vimos unirse con la Llama de la Paz, mientras todos hacíamos una oración por la paz mundial duradera. Es mi sincera esperanza de que el que estemos aquí en Hiroshima, el sitio de indecibles horrores atómicos que sucedieron poco más de medio siglo atrás, y en un lugar en el que desde entonces se hace una oración constante por conseguir una paz duradera, nos dé a todos una gran oportunidad de volver a examinar el espíritu original de la GNRC - "la oración y la práctica" - y renueve nuestro compromiso como personas de fe para hacer un progreso aún mayor por el bien de todos los niños del mundo.

Que la bendición y la sabiduría de la Divina Presencia estén con todos ustedes!